Carrera impasible de los Conformistas

Categoría
Retratos Grises
Acerca de la obra

Al final de la estación pasada de vías

allá llegan los muertos de fatiga

paladines en el duelo diario por la nada,

corredores que pretendemos comernos mundos ya mordisqueados

por un hambre de plástico y vergüenza.

 

Al fin de la estación viven con fugaz presencia

quienes nunca ven atrás de las cortinas de humo

y olvidan en el recorrido mojado

el nombre, extraño y vulgar

de los oscuros rincones atrasados,

aquellos a los que llegan, tan solo de refilón,

los ecos cansinos del paso momentáneo del viajero.

 

El apeadero es una recompensa fatua aunque entronizada

con el premio del ascenso o la palmadita,

engalanados con el valor ensalzado del “sudoroso cumplidor”,

la prometida hazaña del emprendimiento marchitado,

que sacrifica sus talones en cientos de horas muertas secuestradas

por el valor endeudado de la vida.

No hay comentarios

Publicar un comentario

error: Contenido protegido