Catedrales

Date
Category
Dibujos
About This Project

EL HAMBRE DE LAS CATEDRALES

Nuestras Catedrales
se alimentan de
la carne explotada
de nuestros inferiores.

Nuestras posesiones
pertenecen a la injusticia,
pues someten con su valor
a los que venden
aún con menos suerte y por debajo de nosotros,
su esfuerzo marchito y secuestrado
por los poderosos capataces del Liberalismo a los que servimos.

Nuestras Catedrales,
sometidas al aburrimiento moderno del exceso,
llenas de humo,
son ruinas doblegadas, estresadas,
atadas a la esfera estética y posesiva
del ladrillo y el acero hiriente,
su “riqueza” es el de la mentira,
el de las imágenes prometidas,
aquellas cuya sonrisa en nuestra cara,
rubrica la justificación
de nuestras acciones de rivalidad
y comparación,
quedando así desveladas las colinas
de nuestra propia decadencia participativa.

 

Cuando el corazón se aclimata al frío filo del ansia de dominio
la Catedral de nuestra vanidad fagocita nuestra mente,
edificando sus columnas con el hambre de la espada.

No Comments

Post A Comment

error: Contenido protegido