Discurso muerto

Date
Category
Pinturas y Collages
About This Project

Discurso muerto

 

No hay nada llamado muerte

que provoque nuestras ruinas

fuera de nuestras propias intenciones.

 

Nuestro ensimismamiento en nuestra ficticia prosperidad,

nuestra fe en nuestra falsa belleza perdurable,

crea la mentira de las buenas intenciones

en la producción de nuestras riquezas

provocando provechosas desigualdades,

éstas crean diferencias,

las diferencias luchas,

las luchas injusticias,

las injusticias conflictos,

los conflictos el llanto y la venganza.

 

La muerte se crea al calor del espejo y la cosmética,

en los gimnasios,

se nutre de las obsesiones,

y éstas provocan un lento calvario

obsesivo y desalentador

de comparaciones, rivalidades

y exaltada competitividad desigual.

 

La muerte, la guerra,

se nutre en nuestros armarios,

se financia en nuestros hábitos,

en nuestros consumos egoístas exentos de consecuencias y relaciones,

se articula en nuestra indiferencia.

El sistema de la rivalidad, cuyas ruinas decadentes color oro nos deslumbran,

mantiene el conflicto sometido de una canción,

el de la máxima:

No te preocupes demasiado”.

 

Preocuparnos demasiado

por el sufrimiento ajeno,

nos despista de la referencia,

de la pérdida de nuestro peso,

de la esbeltez de nuestros vientres,

de la planicie de nuestro estómago,

de los aplausos de nuestros conciudadanos

y sobre todo de la autoafirmación complaciente de nuestros medios,

el espejo perfecto donde reflejarnos

sin mancharnos de sangre

———————————————————————————–

 

 

Aforismos alrededor de la política del enfrentamiento

 

– La justificación del Derecho a la Defensa

es la misma para todas las partes en conflicto,

por tanto nunca somos imparciales,

ni por consiguiente justos.

 

– La cultura del miedo,

impuesta en una doctrina universal

de la defensa desbordada

implica un “equilibrio” de futuro

nada estable.

 

– La venganza agrava los conflictos. La respuesta violenta nunca resuelve problemas, amplia las diferencias y nunca lleva a una resolución pacífica ni justa.

 

– De las cenizas de la guerra, de la violencia,

renacen nuevas herramientas bélicas,

nuevos símbolos de venganza

que no harán otra cosa mas que

engendrar aún más violencia.

Con los restos del acero resultante de la ruina

se pretende construir un buque de guerra

más potente en su poder destructivo.

 

– Sólo en este pervertido espacio liberal que ocupamos, el verdugo se disfraza de víctima,

cambiando su capucha por los documentos legales de un buen abogado.

Sólo en nuestros libres Estados civilizados, hijos

de espadas y fuegos tan civilizados, el crimen puede ser justificado.

Sólo en nuestra casa, la compasión pesa más que la justicia.

 


 

Extractos de textos de Enrique Jardiel Poncela

“La Tournée de Dios”, 1981:

 

– Al mes de luchar como tigres los ejércitos de dos naciones, se hace saber que la guerra entre esas dos naciones no ha sido aún declarada (aunque habría que quedarse con el absurdo que supone la propia guerra en si misma.

 

– Las turbas se lanzan a la calle a derribar al Gobierno (pocas veces) y derriban un tranvía.

 

Todo el mundo habla de paz y todo el mundo se prepara para la guerra.

No Comments

Post A Comment

error: Contenido protegido