El Nuevo Orden

Date
Category
Pinturas y Collages
About This Project

Un Nuevo Orden Mundial

Más allá de las teorías conspiratorias que vaticinan una futura estructuración unificada de la cilivización humana bajo un orden totalitario controlando a toda la humanidad, lo que resulta evidente es que la mundialización del Capitalismo conducido por el ideario económico neoliberal sí que busca una unificación planetaria de libre competencia, comercio, consumo, producción y modo de vida colectiva, así como, por extensión, una forma de pensar el mundo también unificada, y todo ello bajo un control digital de vigilancia y de recopilación de información acerca de las personas que queda en manos de un reducidísimo grupo de multinacionales de las redes y las comunicaciones digitales.

En su aspecto conceptual más primigenio, el proyecto de globalización puede resultar positivo en caso de que su búsqueda y fin se proyectara en la idea común y concensuada de generar riqueza de manera colectiva para toda la familia humana, pero ésto no ha sido en ningún caso así. La libre-competencia no ha sido jugada por todas las partes en unas mismas condiciones, y esas condiciones económicas, comerciales, políticas y legales han sido proyectadas, designadas y legisladas por grandes lobbies políticos y económicos así como grandes finanzas y bancos a través de los Estados más ricos y poderosos, procurando gobiernos y procesos comerciales favorables a su causa de enriquecimiento y crecimiento en cualquier rincón del mundo.

El Orden mundial no es una teoría conspiratoria, es la realidad impuesta mediante la inercia de los intereses económicos y comerciales y las tirantes, pero interesadas, relaciones entre las pontencias más poderosas, ya sea desde un aspecto económico o desde el militar o desde ambos. Las naciones menos influyentes o interesadamente menos favorecidas juegan como peones en esa partida de ajedrez de esas primeras potencias. La ciudadanía y sus devenires quedan sujetas a los devenires de causa y efecto de esa misma partida.

 

La Corrección política y el Reciclaje

Sin lugar a duda, una de las cualidades que ha hecho triunfar al capitalismo durante más de 200 años es su capacidad para penetrar en todo tipo de movimientos y luchas perjudiciales para el sistema y después «reciclarlos» vaciándolos de contenido, eliminando aquellas posturas que entran en contradicción con la lógica capitalista e integrando todas las que no suponen ninguna amenaza real. Así, con unos pocos gestos es más que suficiente para que el capital sea considerado respetuoso con el medio ambiente, pro-LGTB y hasta feminista, que mediante la favorable publicidad extendida popularmente de la corrección política y la diplomacia de cara al consumo se termine concibiendo como un sistema conciliador donde todo el mundo tiene una oportunidad, aunque en la práctica social, política y económica la realidad sea otra bien diferente. Todo se vende desde el punto de vista de la individualidad: es bueno para ti y los tuyos, porque te lo mereces, porque tú lo vales, pero su consecución es el de lanzar al individuo a la masa, a un colectivo o grupo donde o en el que identificarse y desde el que en conjunción colectiva finalmente ejerza un «libre» acto repetitivo e infinito de consumo.

 

Un mundo friendly

El ecoblanqueamiento o greenwashing es un claro ejemplo de esto último comentado en el anterior apartado:

Greenwashing es un término usado para describir la práctica de ciertas compañías, al darle un giro a la presentación de sus productos y/o servicios para hacerlos ver como respetuosos del medio ambiente. Pero, este giro es meramente de forma y no de fondo por lo que se convierte en un uso engañoso de la comercialización verde.

Un ejemplo de esto podría ser cambiar el empaque a un producto elaborado con químicos dañinos a la sociedad y/o el medio ambiente, haciéndolo lucir como amigable con la naturaleza a través de la magia del marketing y la eficacia creativa de las agencias publicitarias y sus directores creativos más espabilados. La estrategia del friendly se lleva a todos los términos y sectores para vender productos y animales, discursos políticos, modos de vida, marcas, programas de televisión, medios de información, … pero todo de una manera amable y con una sonrisa.

Al igual que empresas que dicen ayudar en la investigación por el cáncer de mama son a veces las propias culpables de estos cánceres, muchas compañías han apostado por sacar líneas de productos ecológicos que invisibilizan la contaminación provocada por el resto de sus productos. En un mundo donde importa más lo que se dice y cómo se decora o «pinta» que lo que se hace, muchas empresas han visto una gran oportunidad para limpiar o mejorar su imagen a través de campañas de marketing específicamente diseñadas para transmitir la idea de que tal empresa o tal Gobierno respeta profundamente el medio ambiente.

En este escenario de búsqueda de poder, capital y audiencia, es donde se define y aposenta ese Nuevo Orden Mundial, un nuevo orden económico y político ya establecido hace tiempo, y que prosigue un proceso de desarrollo y crecimiento que busca precisamente imponerse mediante la inercia de la costumbre, siendo considerado por toda la población humana como una estructura natural, como una forma de existencia única y eterna, y al mismo tiempo, como una estructura de tal complejidad y magnitud en todas sus infinitas relaciones que no puede ser ni concebido ni desvelado en toda su dimensión. Entretanto, y frente a la complejidad, nuestro primer mundo viene a ser calmado y reconfortado con una amable sonrisa que una vez seamos capaces de mirar tras el denso y decorado cortinaje descubriremos que nada es tan amable como interesadamente nos lo quieren vender.

 


 

 

 

Pintura acrílica, acuarelas líquidas, lápices acuarelables sobre tabla.

Primera pieza «El Desorden» de una Serie de 2 paneles bajo el Título genérico de «Instantáneas del Nuevo Orden»

No Comments

Post A Comment

error: Contenido protegido