Sumisión

Fecha
Categoría
Dibujos
Acerca de la obra

La sumisión en el Neoliberalismo

Estas tres décadas de predominio absoluto del neoliberalismo caracterizado por la sacralización del mercado y la degradación política han generado una de las crisis más profundas del sistema capitalista, con gravísimos quebrantos en amplios sectores de la población: incremento de las desigualdades, crisis energética, paro, subempleo y trabajo precario; y en la que no se vislumbra final, y en todo caso, incrementando más si cabe los sufrimientos humanos.

El neoliberalismo además divinizó como valor supremo el beneficio. De lo que se trataba era de ganar cuanto más mejor, sin importar el cómo. La complejidad de las relaciones económicas y comerciales de un mundo globalizado ha generado un absoluto divorcio entre la población y los gobernadores y mantenedores de la fe económica. Su liturgia debe celebrarse en una lengua oscura, que sólo sea accesible para los iniciados. Para todos los demás, basta la fe. Y la mayoría de la ciudadanía sigue el consejo con una resignada e incomprensible sumisión.

Es el triunfo del pensamiento único. Y se ha llegado a esta situación porque se ha perdido ese sentido crítico, que es la herramienta de construcción adecuada y precisa del andamiaje de un buen sistema democrático.

A las generaciones más jóvenes se les está vetando las posibilidades de cambio de la realidad política y social por la carencia de recursos adecuados para llevar a cabo esos cambios, frente a la confusión que supone la complejidad actual de conexiones en la globalidad, y por la falta de opciones y expectativas frente a la homogeneidad conformada y pasiva de la clase política.

El culmen de esa sumisión es lograda por el imparable ciclo de consumo de este Sistema, mediante el masivo bombardeo encandilante de la glamourosa tecnología al alcance de la mano, mediante la hipnótica autocomplacencia en la inmediatez lúdica de su experiencia.

Entretenidos en sus pantallas de luz y color los jóvenes escapan a una realidad que se les presenta incomprensible en muchos casos, y que al igual que el resto de la población les cansa y aburre, un aspecto éste del aburrimiento muy intencionadamente fomentado por nuestro Sistema de consumo que precisa de la necesidad constante de estar amenizados y lúdicamente distraídos. Como vemos las distintas facetas de nuestro Sistema, política y económica (de consumo) se complementan, de manera que las ideas y actitudes que provoca una las aprovecha la otra y viceversa.

 


 

 

Perteneciente al último cuaderno de dibujos realizado en 2016: «El Cuaderno Negro del Capitalismo«

No hay comentarios

Publicar un comentario

error: Contenido protegido