Torre contaminante

Date
Category
Pinturas y Collages
About This Project

Los últimos años hablan por si solos de los cambios en la climatología y los deshielos, y entretanto los políticos y naciones se continúan reuniendo infructuosamente mientras están más pendientes de sus tratados, aranceles, pactos e intercambios comerciales y económicos que de la salud de nuestro planeta y la conservación de sus especies.

 

El otro día escuchaba al Ministro de Medio Ambiente hablar acerca de unos últimos incendios acaecidos en el término municipal de Casares (Málaga), felicitándose por el control de la situación y la rápida intervención de los cuerpos de emergencia para sofocarlo sin lamentar bienes materiales ni personales salvo los del propio paraje quemado claro está, pero ni una palabra acerca de las especies animales afectadas ni de los animales fallecidos en el incendio… Las especies animales son un daño colateral, un mal menor, algo supletorio y prescindible, por mucha ley que se apruebe partidistamente los animales siguen siendo en cierto modo cosas, meros objetos, y con el medio ambiente un tanto de lo mismo… El hombre sigue siendo ese animal que se tropieza con la misma piedra varias veces e insiste en la falsa medida de su idea de progreso.

Mirando cada parte para el bien de su metro cuadrado o su ombligo, se sigue cometiendo la misma torpeza que se achacaba a la idea de desarrollo tecnológico y de explotación de los recursos, en los umbrales y mediados del siglo XX, basada en el paradigma del eterno progreso… Recursos considerados inagotables y que sostienen la ciega base de desarrollo de nuestro mundo como el petróleo se están viendo mermados en estos últimos años y los posibles recursos para su obtención no están en equilibrio con el desequilibrado cuadro económico de la crisis económica mundial actual…

 

En ninguna otra época de la historia la “utopía” capitalista alcanzó la “racionalidad” funcional que ha alcanzado en la nuestra; una “racionalidad” que, pese al progreso material logrado, jamás ha sido tan negativa para la libertad y la propia supervivencia del hombre y el planeta que puebla, como lo es actualmente. El hombre goza más que nunca en su Historia de unas libertades y un confort como nunca había disfrutado, pero todo ello es parte de un espejismo que en los últimos críticos tiempos que vivimos se va desvaneciendo, pero que aún mantiene sumisa a la masa social en una inercia aún sostenida por los últimos fenómenos de la comodidad y el entretenimiento que en algún momento el hombre también acabará agotando.. Mientras tanto, la gran masa sigue sin percibir, con suficiente ángulo, la coexistencia de la racionalidad liberal Capitalista con la barbarie, teñida amable e intencionadamente de diversión tecnológica, estética cientificista y glamour tecnocientífico.

≪ […] Una coexistencia y promiscuidad obscenas que nos da el espectáculo aberrante de sociedades preparando viajes cósmicos mientras millones de hombres siguen marchando descalzos sobre la tierra, y en las que Democracia y tiranía funcionan bajo el imperio de la mercancía, deshumanizando la especie con la obsesión del “confort” y la “eficacia”, mientras la “racionalidad” capitalista y la barbarie siguen gestando víctimas y verdugos. ≫

(Extraído de artículo por Octavio Alberola, Blog «Decrecimiento»)

 


 

 

Técnica mixta. Collage, acrilicos, tintas y acuarelas líquidas, pincel seco sobre papel de emulsión fotográfica, sobre cartón foam blanco. 49,5 x 70 cm.

 

La pieza ha sido expuesta en diversas ocasiones para exposiciones colectivas como la organizada por la Gestora FactoryArt en la CAM de Valencia, 2016.

Obra en Colección particular de Gestora cultural de Orense.

No Comments

Post A Comment

error: Contenido protegido