Vientre plano

Category
Retratos Grises
About This Project

En esta sociedad completa y definitivamente volcada al culto al cuerpo y la presencia física, nuestro propio cuerpo y nuestra propia presencia se han convertido en nuestros principales enemigos, ¡Guerra sin cuartel a la celulitis!, ¡Fuera esas barrigas!, ¡Que se mueran los feos!, ¡Operación Bikini!

Estamos tan cegados por la obsesiva idealización y manipulación hacia la «perfección» de nuestros cuerpos que hemos olvidado nuestros cerebros de camino al gimnasio. En la realidad más profunda de nuestra idolatrada búsqueda de la aceptación colectiva nunca nos preocupó tanto el cambio climático o la corrupción política como la planicie de nuestro vientre. Nos han educado con intención interesada en la costumbre y la inercia de la cultura del aplauso y la aceptación, de la autocomplaciencia del sentirse deseado o admirado o incluso mejor: envidiado. El Ego sin duda nos ha ganado la partida y somos presos de los instintos, traicionando así incluso a la evolución que en lentos ciclos de miles de años modeló nuestros cerebros a un nivel superior muy por encima y delante del resto de las especies pensantes, y ahora tan sólo nos dejamos llevar por la sacudida hedonista de la búsqueda autocomplaciente.

El País congelado

El País Congelado, en el cual la carne avejentada se camufla

escondiéndose en la trastienda de los iluminados de la bio-dietética,

los retocadores de las vergüenzas y los verdugos de los cuerpos.

 

LA BELLEZA

Lo bello es un perpetuo enjambre que dialoga con la muerte, pues recibe el aplauso del público y éste acelera su triste deterioro. Así, quien tiene lo vistoso del Fetiche, recibe de aquél sólo la vista de su perecedero encanto: el embrujo de la de la muerte.


 

 

La pieza que aparece abajo a la izquierda de esta columna es otra obra perteneciente a esta misma serie de Retratos Grises realizado con posterioridad y que habla del mismo contexto y temática.

La pieza de Vientre plano ha sido adquirida en sus impresiones de numeración limitada por varios coleccionistas privados.

No Comments

Post A Comment

error: Contenido protegido